convenio colectivo

Es obligatorio aplicar el convenio colectivo correcto

Como indica el artículo 3 del Estatuto de los trabajadores, son fuentes del derecho de las relaciones laborales las disposiciones legales y reglamentarias del Estado, los convenios colectivos y el contrato de trabajo, sin que en ningún caso puedan establecerse en éste condiciones menos favorables o contrarias a las establecidas en el convenio colectivo y en las disposiciones legales. Además, de forma subsidiaria, también lo son los usos y costumbres locales y profesionales.

Este hecho implica que a la hora de contratar a un trabajador debe determinarse el convenio colectivo aplicable, en caso de existir, con el fin de evitar que la relación laboral que se va a entablar quede sometida únicamente a los mínimos de derecho necesario regulado legalmente.

En este punto, la determinación del convenio colectivo de aplicación se hará en función del sector en que desarrolle su actividad la empresa y del área geográfica de la misma, atendiendo siempre a la última actualización publicada del texto del convenio y a su vigencia.

Desde la última reforma laboral, si la empresa tiene un convenio colectivo propio éste tendrá preferencia a la hora de ser aplicado. Si bien, como recuerda la Sentencia del Tribunal Supremo 4385/2016 de 22-09-2016 (RC 248/2015), nos referimos a convenios colectivos de empresa, ya que si el ámbito de aplicación es inferior a la empresa, tiene prioridad el convenio colectivo sectorial.

En caso de duda sobre el convenio a aplicar, puede consultarse a la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos, que si bien sus dictámenes no son vinculantes resultan de un valor orientativo innegable.

Para ciertos puestos de trabajo, que no se encuentren encuadrados en ningún área funcional de los convenios colectivos existentes, se podría extender subsidiariamente de forma excepcional un convenio colectivo de análogas condiciones económicas y sociales.

No obstante, la premisa anterior no debe ser un pretexto para aplicar un convenio colectivo distinto del que se esté obligado. Como dice el artículo 82.3 del Estatuto de los trabajadores:

Los convenios colectivos regulados por esta ley obligan a todos los empresarios y trabajadores incluidos dentro de su ámbito de aplicación y durante todo el tiempo de su vigencia.

¿Y qué se puede hacer si el convenio colectivo que se aplica a la relación laboral no es el correcto, normalmente con la intención de quitarle derechos al trabajador, ya sea en la retribución, en la jornada laboral o en las funciones a desarrollar?

Esta pregunta en realidad tiene trampa, ya que el principal problema no es subsanar tal situación sino conocerla, hecho que requeriría de un gran esfuerzo por parte del trabajador o trabajadores afectados ya que no es una tarea fácil primero descubrir que el convenio colectivo aplicado no es el correcto y segundo para investigar cual sí sería el adecuado.

En cualquier caso, ante las sospechas, se debería comenzar estudiando el ámbito de aplicación del convenio colectivo aplicado, que se suele encontrar en los primeros artículos del mismo, pero para ello debemos saber cual es y disponer de su redacción vigente. Normalmente en el contrato de trabajo se indica y de lo contrario bastaría con preguntarlo al departamento o encargado de recursos humanos.

De encontrar discrepancias podríamos directamente comunicar esta situación al departamento o encargado de recursos humanos. El lector pensará que lo normal será hablar primero con los representantes sindicales, pero es de suponer que de existir en la empresa ya habrían velado por la aplicación del convenio colectivo adecuado.

De no obtener solución en esta vía, en primera instancia, la resolución de las cuestiones derivadas de la aplicación e interpretación de un convenio colectivo corresponde a la comisión paritaria designada en el mismo, cuyas resoluciones tendrán la misma eficacia jurídica que el propio convenio colectivo. También es posible acudir a procedimientos no judiciales como la mediación y el arbitraje, tanto si la controversia es a nivel colectivo o individual.

Y en último caso demandar judicialmente a la empresa, ya sea para exigir el derecho a la aplicación del convenio colectivo correcto o, lo que es más habitual, por el resarcimiento de los derechos que le han sido negados, en cuyo caso será necesario previamente haber realizado el intento de conciliación. Si bien, no cabe duda de que siempre será recomendable llegar a un acuerdo amistoso antes de tener que iniciar estos procedimientos.


Enlaces de Interés:

El descuelgue de los convenios colectivos.

La caducidad de los convenios colectivos.

Últimas novedades laborales publicadas.